prensa-cpe.jpg

Abre sus puertas el Minnicelli para exponer la Soledad de los Signos

   CULTURA    15/03/2013 El Museo de Arte Eduardo Minnicelli inauguró ayer la muestra del artista fotógrafo Carlos Hopian. La misma contó con la curaduría del artista José Luis Tuñón y lleva por nombre "La soledad de los signos". Estará expuesta en las salas de la institución hasta el 31 de marzo. 

El Museo de Arte Eduardo Minnicelli, dependiente del Consejo Provincial de Educación, inaugura ayer la muestra fotográfica "La soledad de los signos" de Carlos Hopian en la sede de la institución, sita en Maipú 13.
En charla con Carlos Hopian, el artista comentó que "el nombre (de la muestra) no lo puse yo, debo confesar que me gusta muchísimo y creo que ha sido acertado, fue José Luis Tuñón que es el curador de la muestra quien se encargó de nombrar la muestra y del texto que la acompaña". Asimismo, Tuñón tuvo a su cargo la selección de las 25 fotografías a color, de 50 cm por 75 cm en su mayoría, de un total de 5.000. En una primera selección quedaron 200 fotografías entre las cuales estaban las que se expondrán en el Museo Minnicelli.
En cuanto al texto de Tuñón que da lugar al nombre de la exposición, y justifica la nominación, Hopian quiso dejar que los visitantes descubran la conexión a través de la lectura del mismo. A lo cual agregó "está muy lindo el texto, creo que ha superado mi trabajo fotográfico: la literatura superó la imagen, y es mejor entonces" y continuó "a lo mejor el color no se relaciona mucho con la soledad, yo acá estoy buscando que la gente trate de ver la soledad en cada fotografía más allá de que hay mucho paisaje, y cielo y colorido; pero en el resumen general después del recorrido espero que quede ese sentimiento de soledad que produzcan las imágenes; no sé si se va a lograr o no, pero yo lo vivo día a día porque hace 5 años que estoy gestando esta muestra".
Las tomas fotográficas se realizaron en horas distintas. "Estoy registrando todos los crespúsculos diariamente, a una hora muy variable porque son las 11 de la noche en el verano cuando cayó el sol y murió definitivamente y casi 5 y media de la tarde en el invierno". "Pero como vivo en un lugar descampado y con pocos elementos que estén indicando la intervención del hombre, esto me permite tener una visión muy amplia y constante, estar atento y cada vez que empieza a caer el sol tomo la cámara y unas veces registro de un ambiente de mi casa, otras veces de otro de acuerdo a las estaciones del año: por ejemplo, más o menos 90º tiene el recorrido en invierno el sol y 270º (dos veces más) en verano entonces cambia mi posición dentro de la casa o en el exterior, y por supuesto que cambia todo el entorno, el color, etc., es decir, la inclinación del sol que es lo que genera también luces rasantes con otros tonos, otros colores, otras sombras... ".
Llegó el momento de presentar en sociedad las fotografías realizadas porque, según el fotógrafo, "antes era excitante salir todos los días con la cámara, correr, registrar y anotar la hora; y creo que en 5 años tal vez perdí un poco ese estímulo, lo sigo haciendo de todas maneras pero me doy cuenta que ya no lo hago con el mismo entusiasmo entonces dije tal vez acá concluyó el trabajo; lo sigo haciendo insisto porque soy un obsesivo y porque ya me quedó incorporada esa costumbre pero creo que llegó la hora; hay cinco mil y pico de fotografías que ya hay que empezar a seleccionar, a "limpiar", y ver si realmente pude lograr plasmar esa soledad que es la

que yo veía diariamente: cuando salgo a registrar estoy solo, en el medio de la nada, solo con el crepúsculo, el cielo y la inmensidad de la estepa".
"Yo veo la soledad, mucha gente va a ver cielos, otra gente verá colorido otros verán paisajes, pero más allá de la imagen quería que se perciba que hay algo más, un sentimiento propio o subjetivo, que es el sentimiento de soledad, de vacío casi", concluyó.

Prensa-CPE

Correo electrónico


FreshJoomlaTemplates.com
Copyright 2012-2018 - Sitio creado por la Dirección General de Informática del Consejo Provincial de Educación